F355 Challenge Passione Rossa, la simulación al límite

by - septiembre 17, 2017

Si te pido que pienses en un simulador de conducción probablemente sean Gran Turismo y Forza Motorsport los nombres que vengan a tu mente. Ambas sagas son el referente en este género, sin embargo créeme si te digo que ambos palidecen ante la profundidad de la propuesta de F355 Challenge Passione Rossa (Sega-AM2, 2000) un juego que lleva la simulación tan al límite que hoy en día sería casi inconcebible en el mercado.


Yu Suzuki arriesgó con una propuesta inédita hasta el momento, volcando la responsabilidad sobre jugador a la hora de implicarse con el juego; mientras que en otros simuladores los protagonistas son los coches y los circuitos, en F355 el verdadero protagonista eres tú y tu habilidad al volante.

Es por eso que el juego pone a tu disposición un único coche, el Ferrari 355 que da nombre al título, con un único punto de vista, desde el interior del coche, y las opciones de personalización se limitan al trabajo de pintura. Olvídate de poner la cámara en el exterior para ver mejor los ángulos y cambios de rasante, de cambiar el motor para tener más potencia, los neumáticos para mejorar el agarre, o los frenos para poder apurar más en las curvas; esto no va de que elijas o adaptes un coche a tu forma de jugar, aquí tú tienes que aprender a controlar tu coche, o mejor dicho, domar tu Ferrari.

El primer paso para cualquier jugador, incluso los más avezados en simuladores de conducción, es elegir una de los seis circuitos iniciales y pasar por el modo entrenamiento, Training, en el que se despliegan todas las ayudas en pantalla para que aprendas a conducir el Cavallino Rampante

Cuando tú decidas que ya dominas la pista (ningún indicador te va a decir que ya estás preparado) es hora de pasar al segundo modo de juego, Driving, en el que sigues corriendo sólo pero con las ayudas desactivadas. Es el momento de aprenderse el circuito, la velocidad a la que tomar cada curva, el punto óptimo de aceleración en cada recta, cuando arriesgar y donde hay que ir a lo seguro, etc. Entonces, y sólo entonces puedes encarar el último de los tres modo de juego de F355, Racing, en el que competirás contra otros vehículos en la pista por la que has corrido sólo entrenando durante muchas, muchas horas; y competirás una y otra vez contra una I.A endiablada que te pondrá las cosas realmente difíciles, hasta el punto de la desesperación, rozando frustración… hasta que quedes primero. Entonces te sentirás un titán, invencible, con la satisfacción que genera saber que te has superado a tí mismo, porque la diferencia entre quedar sexto y quedar primero, no son unos upgrades en tu vehículo, si no que ahora tú eres mucho mejor conductor que antes

F355 Challenge Passione Rossa es el mejor simulador de conducción hecho jamás, por que más que un juego es una herramienta de entretenimiento, y prescinde de todos los elementos superfluos para ponerse al servicio de lo único realmente importante en un videojuego de este género: tú como jugador, tu espíritu competitivo y tu capacidad para aprender y superarte a tí mismo.

You May Also Like

2 comentarios

  1. Creo que es más un acto filosófico que el intento de hacer un videojuego en si, claro que es algo que tiene su mérito, por supuesto, pero veo que ese hombre quiso expresar algo y encontró su medio haciendo un videojuego de conducción.

    Hemos estado debatiendo esta publicación unos cuantos desconocidos en Facebook y es la conclusión a la que he llegado, quizás a sido un error la comparación con otros Simcades que hay en el mercado actualmente ya que libremente puedes decidir si quieres proponerte esa exigencia, pero comprendo que la gracia de este videojuego es lo que no te permite hacer.

    ResponderEliminar
  2. Hola Natán,

    Excelente comentario con el que coincido sobretodo en lo de que este F355 fue una forma de expresar la pasión por la conducción en general y por este modelo de Ferrari en particular por parte de Yu Suzuki.

    Efectivamente el debate ha sido muy interesante. Muchas gracias por leerme y comentar.

    Saludos.

    ResponderEliminar