Brothers a Tale of Two Sons, Sensación de Pérdida a Través del Pad

by - mayo 14, 2017

[SPOILER ALERT] En la recta final de Brothers: A Tale of Two Sons (Starbreeze Studios, 2013), sucede algo terrible, el hermano mayor es herido gravemente y muere sin que podamos hacer nada por evitarlo. Sin embargo el juego sigue adelante y debemos continuar controlando tan sólo al hermano pequeño, por lo que la mitad del mando queda inservible, ya no tiene uso alguno. 


Lo importante es que esa mitad es precisamente la que controlamos con la mano izquierda, la que contiene el stick izquierdo, herramienta que siempre se asigna al movimiento en los videojuegos, así que sigues jugando moviendo al único hermano que queda con el stick derecho, con el que normalmente mueves la cámara. Os aseguro que es algo que se siente extraño, literalmente notas que te falta algo, como si hubieras perdido algo de verdad.

Con esta mecánica, Brothers consigue que tú, como jugador/a sientas realmente lo que el hermano pequeño está sintiendo, y no lo hace con lo que está sucediendo en pantalla, si no que percibes esa carencia en las manos, la notas en el pad.

Pero en Starbreeze consiguen ir incluso un poco más lejos, pues al poco de perder al hermano mayor nos encontramos con una zona inundada que tenemos que atravesar a nado. Sin embargo en el juego el hermano pequeño tiene miedo al agua y no sabe nadar, así que durante toda la aventura hemos tenido que hacer que se agarrase fuerte a la espalda de su hermano mayor que nadaba cargando con él; pero ahora ya no está. 

Sin embargo, aunque la situación parece insalvable, casi por instinto (el juego no aporta indicación alguna) pulsas el gatillo izquierdo, el botón de acción del hermano mayor, y entonces el hermano menor comienza a nadar. 

Ese momento es demoledor porque Starbreeze no solamente ha usado el mando para transmitir la sensación pérdida, de que estás incompleto, si no que también lo ha usado para representar el vínculo entre los dos hermanos haciéndote saber que en el fondo, el hermano mayor aún sigue ahí, dando fuerzas a su hermano pequeño cuando más le necesita.

Lo que hace Brothers: A Tale of Two Sons es casi magia, algo increíble que sólo puede contarse mediante un videojuego.

You May Also Like

0 comentarios